El SAIH Guadiana - Cometido y objetivos
El cometido primero del Sistema Automático de Información Hidrológica implantado en la Cuenca del Guadiana es el de monitorizar conocer en todo momento su estado para prevenir y controlar el riesgo de avenidas a la vez que se racionaliza el aprovechamiento de los recursos hídricos. Sus funciones básicas son:

  • La captación de información sobre el estado del medio hídrico a partir de sensores
  • La transmisión y difusión de esta información hacia el centro de control
  • El procesamiento y análisis de la información que permita la evaluación del estado
  • La presentación a los interesados según sus necesidades específicas de información
Estas funciones deben permitir a los responsables optimizar el proceso de toma de decisiones de cara a diseñar la mejor estrategia de prevención y actuación.



El Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) de la cuenca del Guadiana, como sus homólogos en otras cuencas hidrográficas, presenta dos objetivos principales que son la mejora de la información para la previsión y actuación en caso de avenidas y la mejora de la información para la explotación de los recursos hidráulicos.



En si, el SAIH proporciona una serie de datos útiles para los diversos servicios de la Confederación Hidrográfica del Guadiana que su principal usuario, pero también facilita información para otros usuarios, mucha de ella accesible desde Internet. Esto permite que además de los dos objetivos principales, el SAIH Guadiana proponga otros objetivos secundarios.
  • El poder suministrar información automáticamente y en tiempo real sobre las variables climáticas, hidrológicas y de estado de la infraestructura hidráulica que son significativas y condicionantes de la gestión, control y operación hidráulica de la cuenca.
  • El conocer la evolución de niveles y caudales en los ríos de la cuenca, lo cual permite utilizar con la máxima eficacia las infraestructuras de regulación, minimizar la magnitud de los posibles daños y la posibilidad de informar puntualmente a los servicios de protección civil.
  • El controlar y optimizar a corto plazo la operación de los embalses, canales y conducciones principales de la cuenca, tanto a efectos de satisfacción de demanda como de manejo de avenidas.
  • La obtención de información sobre la disponibilidad de recursos que permitan optimizar su asignación a los diferentes usos-riegos, abastecimientos, producción hidroeléctrica, mínimos ambientales, etc.-, tanto en los sistemas de recursos superficiales, como en los de utilización conjunta con los recursos subterráneos.
  • El archivo de datos hidrológicos fiables y continuados.
  • La elaboración automática de informes y estadísticas.
  • La difusión pública de información rigurosa
  • El mejor conocimiento de la estructura espacio temporal de las precipitaciones.
  • El mejor conocimiento de la propagación de las ondas de crecida.
  • La introducción de nuevas tecnologías relacionadas con la gestión de recursos hidráulicos.
  • La mejora de las bases de datos hidrológicos e hidrometeorológicos.
  • Y en menor medida, asegurar además el seguimiento y evolución de acuíferos, la información de calidad de las aguas embalsadas y la vigilancia de zonas lúdicas.